Maestros del Kyokushin Steve Arneil

 

Maestros del Kyokushin, Steve Arneil fue el segundo hombre en completar el agotador Hyakunin Kumite (kumite contra 100 hombres), después de Sosai Masutatsu Oyama fundador de Kyokushin Karate.

 

Steve Arneil nació el 29 de agosto de 1934 en la ciudad minera de Krugersdorp, Sudáfrica.

El viaje de Arneil en las artes marciales comenzó cuando a los doce años comenzó a aprender judo con Allen Robinson, el hijo del famoso judoka, Jack Robinson.

La familia Arneil se había mudado anteriormente a Rhodesia del Norte (ahora Zambia) donde el padre de Arneil trabajaba como fundidor en una mina de cobre.

Aunque Arneil incursionó un poco en el boxeo, una operación en la nariz puso fin a eso, en 1950 obtuvo su 1er Dan en Judo,fue por esta época cuando conoció a un anciano chino al que vio practicando Kempo y Tai Chi fuera de su ferretería.

Arneil convenció al hombre de que le enseñara su estilo y estudió con él durante los siguientes dos años.

Arneil era un gran jugador de rugby, convirtiéndose en uno de los jugadores más jóvenes en representar a Rhodesia del Norte, jugó en partidos contra Rhodesia del Sur (ahora Zimbabwe) y un equipo invitado de Inglaterra y Gales.

En una visita a Durban, Sudáfrica, Arneil practicó Karate por primera vez con algunos de sus amigos de Judo.

Posteriormente su primera introducción al Karate fue de un hombre de Okinawa que le enseñó el estilo de Goju-ryu durante aproximadamente un mes.

                                                                     Maestros del Kyokushin Steve Arneil

En 1958, por sugerencia de su ahora muy anciano instructor de Kempo, Arneil viajó a China a través de Sudáfrica.

Se hospedó en un albergue de la YMCA en Hong Kong durante seis meses, descontento con el dojo de Kung Fu en el que estaba entrenando, hizo un intento fallido de ingresar a China continental, finalmente terminando en Filipinas, donde permaneció durante unas seis semanas, trabajando en barcos y aprendiendo técnicas de lucha con cuchillos.

El antiguo maestro de Kempo de Arneil había mencionado a un karateka que era conocido por su gran fuerza y ​​disciplina, este hombre era Mas Oyama fundador del Kyokushin Karate y en 1961 Arneil viajó a Yokohama, Japón, en busca de Oyama.

Una vez en Japón, Arneil viajó al Kodokan, la sede del Judo, ubicada en Tokio, fue allí donde conoció al famoso historiador y practicante de artes marciales, Donn Draeger.

El estadounidense, que habla japonés con fluidez, se había entrenado previamente con Oyama y se ofreció a presentarle a Arneil,viajaron al dojo Ikebukuro de Oyama.

En el momento de la visita, Oyama se encontraba en Estados Unidos, Arneil conoció a Kenji Kurosaki, quien dirigía el dojo en ausencia de Oyama.

Con la ausencia de Oyama en el dojo, a Arneil no se le permitió entrenar,sin embargo, pudo observar el entrenamiento, durante los siguientes seis meses, viajaría al dojo de Ikebukuro para ver las clases y se iría sin que nadie en el dojo le hablara o incluso lo reconociera.

 

Oyama finalmente regresó de sus viajes, Arneil le fue presentado por Draeger, para su sorpresa, Oyama le preguntó si había visto otros estilos de Karate mientras estaba en Japón ,(no sería aceptado en el dojo hasta que no hubiera experimentado algunos de los estilos de Karate disponibles).

Arneil visitó la JKA para ver el Shotokan Karate, luego visitó el dojo del legendario maestro de Karate Goju-ryu, Gogen Yamaguchi, quien se ofreció a aceptarlo como estudiante, aunque a Arneil le gustaba el estilo Goju-ryu, su corazón estaba decidido a aprender Karate Kyokushin, después de varias semanas regresó al dojo de Oyama, donde se le permitió comenzar su entrenamiento de Kyokushin.

                                                             Maestros del Kyokushin Steve Arneil

Como era de esperar, entrenar en el dojo de Ikebukuro fue difícil. Las reglas del dojo eran simples, se esperaba que los estudiantes hicieran lo que les decían, si no lo aceptaban estaban fuera.

Los cinturones blancos entrenarian con las mismas técnicas básicas durante horas antes de que se les permitiera una nueva técnica.

También había una jerarquía estricta en el dojo, se esperaba que los cinturones blancos limpiaran el dojo y los baños asi como también se les exigia que lavaran los uniformes de los cinturones negros.

Arneil vivía a pocos kilómetros del dojo en una habitación individual en Aoyama, eventualmente se convirtió en uchi-deshi (estudiante interno).

Era duro vivir en un país extranjero, luchando con el idioma y encontrando la cocina difícil de comer junto con un l entrenamiento agotador.

Eran entrenamientos diarios que duraban  de cinco a seis horas. no era raro que la clase realizara mil patadas en una sesión de entrenamiento, después del la clase  todos los días  pasaba una hora luchando contra los cinturones negros.

Pese a todo Arneil siguió con el entrenamiento, había ahorrado algo de dinero de su tiempo trabajando en Sudáfrica para poder subsistir en Tokio y  dedicarse a entrenar a tiempo completo, ascendió de rango y finalmente se le dio la oportunidad de calificar para su 1er Dan.

                                                                Maestros del Kyokushin Steve Arneil

Desafortunadamente para Arneil, falló en su calificación, en sus propias palabras, había sido un poco arrogante, pensando que aprobar su calificación era una mera formalidad, incluso había comprado un cinturón negro, en el momento del fracaso, estaba muy decepcionado, pensando que pudo haber fracasado porque era un extranjero.

Ahora cree que falló porque Oyama no creía que estuviera mentalmente preparado para ocupar el rango de cinturón negro a pesar de que físicamente era capaz (Creía que el fracaso le enseñaría la humildad).

El fracaso y el posterior entrenamiento duro le enseñaron a Arneil mucho sobre sí mismo y  seis meses después de su  volvió a tomar el examen de calificación y lo aprobó.

Tres semanas después recibió su cinturón negro de Oyama un año despues  en 1964 recibió su 2º Dan.

Los fondos que Arneil había ahorrado antes de llegar a Japón comenzaban a agotarse para mantenerse a sí mismo, aceptó un trabajo como traductor para una empresa de maquinaria, posteriormente trabajó como profesor de conversación en inglés para varios bancos, escuelas e institutos.

Fue durante este tiempo cuando conoció a su esposa, Tsuyoko. Fue por esta época en que comenzó a actuar en el cine. (Ha aparecido en más de sesenta películas, incluido un papel en la película de James Bond de 1967 «Sólo se vive dos veces»).

Oyama  propuso a Arneil en 1965 para intentar el Hyakunin Kumite.

El desafío, ideado por Oyama, fue diseñado para probar si un karateka tenía la resistencia y el carácter necesarios para luchar contra cien hombres seguidos, sin descanso. (Si el karateka fue derribado durante más de cinco segundos, fallaba el desafío).

No se trataba de ganar, sino de sobrevivir, se permitían patadas en la cara y articulaciones de su oponente, Oyama habia sido el único hombre que tomó y completó el desafío (Otros karatekas lo habían intentado sin éxito).

Arneil comenzó el entrenamiento agotador requerido para tomar el Desafío Cien Hombres, la formación duró más de cinco meses, dejó de trabajar y se dedicó a entrenar duro todos los días, Oyama monitoreó y guio su entrenamiento pero no dio una fecha en la que ocurriría el desafío.

La mañana del 22 de mayo de 1965, Arneil se presentó a su sesión de entrenamiento normal y le dijeron que haría el desafío de los 100 hombres.

Su primera pelea fue de alrededor de quince segundos noqueando a su oponente y continuaría noqueando a unos treinta y cuatro de sus oponentes.

Perdió algunos combates pero lo más importante es que sobrevivió, el desafío duró alrededor de dos horas cuarenta y cinco minutos, al final del desafío, su cuerpo estaba cubierto de moretones.

Steve Arneil se convirtió en el primer no japonés y solo el segundo hombre después de Masutatsu Oyama en completar el Hyakunin Kumite, poco después del desafío recibió su 3er Dan.

                                                                    Maestros del Kyokushin Steve Arneil

En 1965, Arneil se estaba preparando para regresar a África con su esposa cuando Oyama le preguntó si iría a Gran Bretaña para ayudar en el establecimiento del Kyokushin Karate.

Se encontró con un viejo amigo, Bob Boulton, un practicante de Kyokushin 2º Dan, que ya vivía en el Reino Unido.

Juntos en 1965, fundaron la organización británica Karate Kyokushinkai (BKK) en Londres. Al año siguiente, Arneil recibió su 4º Dan.

En 1966 Arneil fue elegido gerente y entrenador del equipo All-Styles Karate, cargo que ocupó hasta 1975.

Fue durante este tiempo que se sentaron las bases para el éxito futuro de los equipos británicos de Karate, mucho después de que él dejara el posición.

Durante su mandato como Director Británico, Arneil entrenó a algunos de los mejores karatekas británicos. Esto incluyó a Billy Higgins, David ‘Ticky’ Donovan, Terry O’Neill y Bob Rhodes.

Sus equipos ganaron varios Torneos Europeos. El pináculo de su carrera fue la victoria del Campeonato Mundial de Karate de 1975, celebrado en Long Beach, California.

Su equipo se convirtió en el primer equipo no japonés en coronarse Campeón del Mundo de Team Kumite. Ese mismo año, la Federación Francesa de Karate le otorgó el título de ‘ Mejor entrenador del mundo ‘.

Fue trasladado en avión a París, donde recibió el premio de manos del administrador de Karate Jacques Delcourt. Cabe señalar que nunca recibió tal aclamación de los británicos.

En 1977, Arneil había llegado al séptimo Dan. Recibió su calificación de Oyama en la sede de Kyokushin en Tokio, Japón.

En 1991, acosados ​​por presiones políticas y financieras dentro de la Organización Internacional de Karate (IKO) de Oyama, Arneil y el BKK renunciaron a la organización después de una asociación de veinticinco años.

Ese mismo año fundó su propia Asociación de Karate, la Federación Internacional de Karate (IKF).

El 26 de abril de 1994, el maestro y mentor de Arneil, Masutatsu Oyama, falleció de cáncer de pulmón.

                          Maestros del Kyokushin Steve Arneil

La Organización de karate de Oyama se había convertido en una de las asociaciones de Karate más importantes del mundo.

Su viuda, Chiyako, se acercó a Arneil y le preguntó si lideraría la asociación. Sin embargo, no deseando verse envuelto en la política de una organización mundial, declinó cortésmente la oferta.

A lo largo de los años, Arneil se ha preocupado principalmente por hacer crecer y promover el Kyokushin Karate en todo el mundo. Esto ha sido a través de la impartición de cursos y seminarios y la celebración de torneos.

Por sus servicios a la comunidad británica de Karate, recibió su 8º Dan en 1992.

En 2001 recibió su 9º Dan en reconocimiento a su trabajo para promover el Kyokushin Karate en todo el mundo.

El 23 de julio de 2011, recibió su 10º Dan.

Arneil pasó de ser un forastero en una tierra extranjera se enfrentó a todos los desafíos que enfrentó, el espíritu Bushido lo ayudó a conquistar una de las hazañas más duras del Karate, convirtiéndose así en un verdadero pionero del Karate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *